Home > Artículos > Qué no es sentir compasión por uno mismo

Qué no es sentir compasión por uno mismo

Kristin Neff es profesora en la Universidad de Texas, en Austin. Además de su investigación pionera en la auto-compasión, ha desarrollado un programa de 8 semanas para enseñar estas habilidades. El programa, co-creado con su colega Christopher Germer en la Universidad de Harvard, se denomina: “ Mindful Self-Compassion” www.self-compassion.org

Sentir compasión por uno mismo no es sentir lástima: cuando las personas sienten lástima por sí mismas, se sumergen en sus propios problemas y se olvidan de que otros tienen problemas similares. Así ignoran las interconexiones con los demás  y en cambio sienten que son los únicos en el mundo que están sufriendo. Este sentimiento de lástima tiende a enfatizar sentimientos egocéntricos de separación de los otros y a exagerar el grado de sufrimiento personal. Contrariamente, la compasión inteligente por uno mismo, permite concebir las experiencias del “yo” y de “los otros” sin que se generen sentimientos de aislamiento y desconexión.

A su vez, las personas que sienten lástima por sí mismas, frecuentemente son arrastrados y envueltos por su propio drama emocional personal. No pueden salir de su situación y adoptar una perspectiva más equilibrada y objetiva. En contraste, al asumir una perspectiva que incluya una actitud de compasión inteligente hacia uno mismo,  se facilita un “espacio mental” que permite reconocer el contexto humano más amplio de la propia experiencia y poner las cosas en una perspectiva más amplia. (“Sí, es muy difícil lo que estoy pasando ahora, pero hay muchas otras personas que están experimentando un sufrimiento mucho mayor. Tal vez esto no valga la pena estar tan molesto… “).

Sentir compasión por uno mismo también es muy distinto a ser autoindulgente. Mucha gente es reacia a ser compasivo consigo misma debido a que tienen miedo de dejar de hacer las cosas. “Estoy estresado hoy, por eso seré amable conmigo y veré televisión todo el día y comeré un kilo de helado.” Esto es ser autoindulgente, más que compasivo con uno mismo. Recuerden que ser autocompasivos significa querer  ser felices y saludables a largo plazo. En muchos casos, el hecho de solamente darse placer puede afectar el bienestar (tomar drogas, comer demasiado, ser un adicto a la televisión), mientras que brindarse salud a uno mismo, y una felicidad duradera,  a menudo implican un cierto grado de displacer o descontento (como dejar de fumar,  hacer dieta, o ejercicio).Las personas suelen ser muy duras consigo mismas cuando se dan cuenta de algo que quieren cambiar porque piensan que pueden avergonzarse a sí mismos en la acción  (el enfoque de “auto-flagelación”). Sin embargo, esta perspectiva a menudo resulta contraproducente si uno no puede hacer frente a las verdades difíciles acerca de uno mismo por miedo a odiarse si lo hace. De esta forma, las debilidades pueden permanecer no reconocidas en un intento inconsciente de evitar la auto-censura. Muy por el contrario, el cuidado implícito en la compasión proporciona una poderosa fuerza motivadora que inclina al crecimiento y al cambio, mientras que también provee la seguridad necesaria para verse a uno mismo con claridad y sin miedo a auto condenarse.

Kristin vive en las afueras de la ciudad de Texas, en Elgin, con su marido Rupert Isaacson –autor y activista por los derechos humanos- y su hijo Rowan. Junto con su marido,  filmaron un documental llamado “The Horse Boy”, allí muestran el viaje que hicieron a Mongolia para sanar a su hijo autista con la ayuda de shamanes. www.horseboymovie.com

También te puede gustar
EMPATÍA, MINDFULNESS, COMPASIÓN Y AUTOCOMPASIÓN
COMPASIÓN Y AUTOCOMPASIÓN EN LA VIDA COTIDIANA
Transformar la Confusión en Sabiduría
Autoestima vs. amor incondicional por uno mismo
“Self-Compassion”
Compasión y Mindfulness en Psicoterapia
Compasión y “burn-out”
La mente meditativa y la pregunta imposible