Home > Lecturas > La verdad propia y la verdad del mundo

La verdad propia y la verdad del mundo


Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/c2050373/public_html/wp-content/themes/urbanmag/single/content.php on line 7

Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/c2050373/public_html/wp-content/themes/urbanmag/single/content.php on line 9

Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/c2050373/public_html/wp-content/themes/urbanmag/single/content.php on line 11

Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/c2050373/public_html/wp-content/themes/urbanmag/single/content.php on line 13

Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/c2050373/public_html/wp-content/themes/urbanmag/single/content.php on line 15

“Nunca tengas miedo de alzar la voz por la honestidad, la verdad y la compasión contra la injusticia, la mentira y la codicia. Si gente de todo el mundo… hiciera esto, cambiaría la tierra”.

– William Faulkner

Bien por las palabras de Faulkner, pero tal vez éstas sean un camino a recorrer más que el punto de partida porque para llegar a lograr mayor más justicia en el mundo, necesitamos comenzar por decirnos la verdad a nosotros mismos.

Pensamos que somos sinceros y honestos, pero al aseguramos estas cosas sin dudar, las convertimos en aseveraciones intelectuales que congelan la realidad mientras nos alejan de seguir aprendiendo. No, tampoco es que nos queramos mentir intencionalmente, sino que a veces no podemos ser sinceros con nosotros mismos.

La verdad surge de lleno cuando aprendemos a aceptar las emociones desagradables que surgen cuando vemos algo de nosotros que no nos gusta. Por eso sólo podemos fortalecer nuestra capacidad de ver la verdad, si nos entrenamos en soportar de frente lo que nos duele, lo que no nos gusta de nosotros y las consecuencias no deseadas de nuestras decisiones.

No decimos la verdad porque duele pero no consideramos que la mentira también duele y que a la larga duele mucho más.

A menos que nos perdonemos a nosotros mismos, a menos que nos aceptemos y que aprendamos a mirarnos de frente mientras seguimos amándonos, no deberíamos seguir exigiéndole al mundo las verdades sobre nuestras vidas y que no estamos pudiendo afrontar nosotros mismos.

Leave a Reply